Apego Seguro, un pasaje a la buena vida

     Palabra más usada y re usada en la psicología popular que apego, creo, que no he escuchado en el último tiempo. Es un concepto que tiene sus orígenes en estudios que vinieron a revolucionar la forma de ver y de entender las relaciones humanas, especialmente las interacciones saludables  entre adultos y niños. Con el tiempo se ha ido utilizando este concepto para ponerle nombre a los peluches que ocupan nuestros niños para dormir, para nombrar el primer momento en que una madre toma a su hijo cuando nace, etc… No creo que este mal, porque tiene relación, pero se utiliza el concepto para tantas cosas que terminan por confundirnos. Lo que realmente conlleva el concepto de apego seguro y su impacto en el desarrollo sano de un niño es tan importante, que entender bien de que se trata y cuáles son sus implicancias es una herramienta enorme que me ha dado la psicología a mi trabajo como mamá. Es así que decidí escribir este post para contarles la información que me ha hecho más sentido en mis años de estudio, de trabajo como psicóloga y especialmente lo que me ha servido en mi camino de crianza.
Primero es importante saber que el tipo de apego (seguro o inseguro) que se desarrolle en la relación entre un niño y su cuidador va a depender casi totalmente de las habilidades que tenga el cuidador para relacionarse adecuadamente con el niño. El niño puede tener diferentes tipos de apego con diferentes personas, pero el tipo de apego que forme con la persona con la cuál pasa más horas, sobre todo en la primera infancia, va a ser muy influyente en el tipo de relaciones interpersonales que el niño va a desarrollar y mantener en su vida, sobre todo va a tener enorme impacto en la adolescencia y en la adultez, especialmente en las relaciones más íntimas.  Y si tomamos en cuenta que estudios nos han mostrado que las personas más felices son las que mantienen buenas relaciones interpersonales, saber, promover y gastar tiempo en el desarrollo de un apego seguro con nuestros niños es un tema que adquiere más importancia aún. (Les recomiendo este Ted Talk que habla sobre un estudio acerca de la obtención de una buena vida. “What Makes a good life?” TED talk Robert Waldinger)
La herramienta clave que nos va a permitir desarrollar un apego seguro va a ser esencialmente el conectarnos y comunicarnos con nuestros niños de manera adecuada.  La idea que me ha hecho más sentido respecto a lograr esta comunicación efectiva1 habla de que nuestro trabajo como padres o cuidadores consiste en amplificar y compartir los momentos de alegría y felicidad, y por el otro lado es consolar y calmar los momentos de tristeza y dificultad. Esta conexión con sintonía fina, va a permitir desarrollar la resiliencia interna que los niños necesitan para ir a explorar el mundo de manera segura y formar relaciones sanas con los demás. Este tipo de comunicación y conexión, en forma, va a variar según la etapa del desarrollo en la que se encuentre el niño, por ejemplo, durante los 12 primeros meses de vida el contacto físico entre el cuidador y el niño, es el lenguaje con el que podemos comunicarnos y acceder a su mundo interno y así poder acompañarlos en el desarrollo sano de ese mundo. Es por esto (y otras cosas) la insistencia de los profesionales de la salud en promover la lactancia materna, el colecho o el porteo a esta edad. Luego de un tiempo el niño adquiere el lenguaje y comienza un proceso en el cuál la comunicación no verbal y el contacto físico, se enriquecen del lenguaje verbal en la relación y así con el tiempo los patrones de comunicación adecuada que permiten el desarrollo de personas sanas emocionalmente va variando según la etapa del desarrollo.
Finalmente los niños que han desarrollado un apego seguro se distinguen porque se atreven a explorar el mundo de manera libre, siempre que su cuidador este cerca en los primeros meses de vida, luego se atreven a independizarse porque confían en él, saben predecirlo, ya que este ha actuado con coherencia y ha sido constante, por lo tanto no tiene de que preocuparse y utilizan su energía en explorar. Son niños que con el tiempo son capaces de regular sus emociones, en la mayoría de las ocasiones colaboran con los adultos, se portan mejor, hacen menos pataletas, logran disfrutar de las relaciones con otros niños y adultos sin preocupaciones y lo más importante se ven felices. Cuando son adolescentes y luego adultos son capaces de manejar de mejor manera sus impulsos, logrando tomar mejores decisiones, cuidándose y queriéndose. Son personas más empáticas, compasivas, tolerantes, flexibles, estables emocionalmente y con energía. Teniendo mejores herramientas para enfrentar y disfrutar la vida.
Todo lo anterior tiene un correlato neurológico en el cerebro y esto es porque por medio de relaciones que promueven un apego seguro, el cerebro se desarrolla de manera integrada y por lo tanto la persona tiene la sensación de estar en armonía.

 

 

Footnote TitleFootnote Description
1comunicación efectivaSiegel, D. J. (2007). The mindful brain: Reflection and attunement in the cultivation of well-being. New York: W.W. Norton.
CreativeMinds WordPress Plugin CM Footnotes

10 Replies to “Apego Seguro, un pasaje a la buena vida”

  1. Buenísimo artículo como el primero! Muy entretenido e interesante! Sigue escribiendo!! Besos!!

    1. ignaciawood@gmail.com says: Responder

      Gracias!! besos paula

  2. Este artículo es muy interesante 🙂 Creo que este es un concepto muy importante, pero los padres no tienen suficientes recursos para aprender sobre él. Así que estoy feliz de aprender más!

    1. ignaciawood@gmail.com says: Responder

      Thanks Maja for your comment, iam so happy you read and glad you can learn something from me!

  3. Qué bueno!!!

    1. ignaciawood@gmail.com says: Responder

      Gracais!

  4. Rosario Velasco says: Responder

    Este también está buenísimo! Sigue llenándonos de buenos artículos!

    1. ignaciawood@gmail.com says: Responder

      Gracias Toti! Un beso

  5. Me encanto!, viva el apego!!

    1. ignaciawood@gmail.com says: Responder

      Gracias!!

Agregar un comentario